...
Inicio de sesión
 
La Medellin que tu ves > Entradas de blog > La historia de Medellín, Antioquia y Colombia en paisajes y retratos
La historia de Medellín, Antioquia y Colombia en paisajes y retratos
MUSEO DE ANTIOQUIA
 
De fama y reconocimiento mundial son los no pocos museos que ostenta Francia y más propiamente su capital, París. ¿Cuántos de nosotros no hemos soñado con caminar bajo la torre Eiffel, y entrar uno por uno, en esos espacios de arte y conocimiento, para entender un poco el devenir de nuestra humanidad?

Creo que somos muchos los que decimos sí, sin dudarlo, pero y ¿qué hay de nuestra historia, de esa que se encuentra en nuestros museos, en los murales de nuestros artistas, en nuestras calles? Esa tradición de alguna forma no nos parece tan interesante y seductora, y aunque son muchos los extraños que se maravillan al conocer nuestros espacios de cultura, nosotros pasamos indiferentes día tras día, por las aceras de lugares tan ricos como el Museo de Antioquia, un escenario que en sí mismo tiene una historia que revela nuestra idiosincrasia, y que al mismo tiempo entre sus muros resguarda baluartes de la vida de esta nación y sus más prestantes artistas.

En la entrada los caminos se bifurcan, pero se roba la atención en el descanso de las escaleras que conducen al segundo piso y a todos los demás los murales del Maestro Pedro Nel Gómez, quien de una manera sin igual le coquetea a los no pocos transeúntes del sector, y le da la bienvenida a todo aquel que llega a las puertas del afamado museo.
Una vez se ingresa, una vez se elige alguno de los caminos, se desata la inmensidad del pueblo colombiano, manifiesto en paisajes que muestran las montañas y planicies de este terruño; pero también en la mirada inquietante de todos los retratos de los personajes de antaño, del político, del médico, de la jovencita, de la esposa, del artista mismo.

La sensación es abrumadora al toparse con los cuadros inmensísimos de Botero, que además de reflejar formas generosas, duplican el tamaño del colombiano promedio, enfatizando la ambiciosa intensión del artista.

Ni hablar de la sala internacional en la que los artistas aunque no manifiestan una realidad familiar, si evidencian la naturaleza humana, idioma y realidad en la que de alguna forma nos vemos identificados.

Pero sin lugar a dudas, y por estos tiempos, Cano se hace quizá más enorme que Botero, y enseña que más allá de Horizontes existe toda una obra pictórica riquísima e infinita que deslumbra. Ver como el maestro creció y educó su habilidad artística en una maravillosa recopilación hace que en el caso personal, la visita al Museo sea mucho más satisfactoria.

Que sea esta la oportunidad aprovechando que no hay excusa de tiempo y de dinero para reencontrarse con los ancestros de la mano de las pinceladas de los más reconocidos y para algunos desconocidos artistas. Habrá quienes insistan que el Museo de Antioquia es ya un viejo conocido, pero así como los libros que cuando se releen son otras las palabras que dejan huella, las obras, las esculturas, las instalaciones y las diferentes muestras son diferentes con cada vistazo.

Que mejor lugar para empezar que en el corazón de la ciudad y en el Alma de la cultura antioqueña.
 

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre esta entrada de blog.
barra portales
Nuestra red de portales
Medellín Digital, programa de la Alcaldía de Medellín y UNE EPM Telecomunicaciones, tiene una Red de Portales que apuesta a la construcción de la ciudad digital a partir del desarrollo de contenidos y servicios para los ciudadanos, y la participación activa a través del uso de las TIC.