...
Inicio de sesión
 
Sector energético de Colombia sigue avanzando 
 
Este sector es conocido como uno de los más dinámicos de la economía nacional. Su incidencia en la generación de empleo y su aporte en la consolidación del Producto Interno Bruto (PIB) así lo evidencian. No obstante, son varios los frentes que tiene por mejorar y desarrollar.

Carlos Alberto Cárdenas, director de gestión de proyectos del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Sector Eléctrico (Cidet), expresa que “con el paso del tiempo hemos establecido una serie de estrategias no solo para crecer sino para multiplicar los beneficios del sector para todo el país. Sin embargo, pese a la tremenda influencia que tienen los diferentes actores de la cadena de producción de energía eléctrica en Colombia, seguimos adoleciendo de instrumentos técnicos y jurídicos que nos permitan maximizar las posibilidades del negocio de cara al futuro”.

Los continuos avances en materia tecnológica obligan al sector industrial de cualquier nación a modificar sus procedimientos para acoplarlos a las nuevas formas de hacer negocios. En el caso de la energía, no solo se habla de cambiar para mejorar las perspectivas de la industria sino de diferenciar ese tipo de estrategias dependiendo de la clase de energía que se desea ofrecer.

Colombia ha dependido por muchos años de la energía producida por las centrales hidroeléctricas (el 66 por ciento), pero dicha condición se ha venido replanteando debido tanto a las políticas medio ambientales del país y del mundo, como a las dificultades climáticas que cada día agotan de forma irreversible las fuentes hídricas de la Tierra; esto ha motivado la exploración de fuentes alternativas de energía que puedan suplir en un momento dado a las hidroeléctricas.

“Basados en grupos de investigación de diversas entidades”, indica Cárdenas, “se han comenzado a explorar otra alternativas para generar energía. La energía solar, la energía eólica y hasta la energía nuclear son algunas de las posibilidades que se están contemplando, dadas las complicaciones que seguramente vamos a tener en un futuro con el tema del agua”.

Generadores y comercializadores tienen como objeto contribuir en el mejoramiento del sector energético en el país mediante la investigación y la innovación en las estrategias de producción y distribución; asimismo, están realizando acercamientos más profundos a la academia, pues contar con un capital humano capacitado para enfrentar nuevos retos es una de las mejores maneras para generar desarrollo sostenible en cualquier área de la economía.

La falta de personal idóneo ha afectado los planes de expansión que las diversas empresas vinculadas al sector energético están teniendo en todo el país, de allí que el tema haya pasado a hacer parte de las labores de los Comité Universidad – Empresa – Estado, donde se evalúa la forma de afrontar los retos que en esta materia se vienen generando.

El Director de Gestión del Cidet dice: “cada vez hay menos ingenieros eléctricos, cada vez hay menos personas interesadas en trabajar en el desarrollo de nuevas herramientas para impulsar las empresas dedicadas al trabajar con energía. Eso complica seriamente las expectativas futuras no solo de estas compañías sino del país, pues la energía es una de la áreas que más dinero le deja a Colombia en materia de exportaciones anuales. Entonces, hablar de personal es hablar de una de las materias primas del sector, y también es hablar de uno de los frentes estratégicos de acción para que el país alcance sus metas económicas en los próximos años”.

La energía, fortaleza de los antioqueños

Este departamento produce la tercera parte de la energía que demanda el país, y pese a que ya se comienza a hablar y a investigar sobre fuentes de energía alternativa, le sigue apostando a los megaproyectos hidroeléctricos para satisfacer sus necesidades y generar recursos que le ayuden a cumplir con los objetivos trazados en materia de inversión social.
Proyectos como Porce II y Pescadero-Ituango ratifican la intención departamental de consolidarse como uno de los mayores generadores de beneficios para las empresas involucradas en la cadena de producción y para las comunidades, quienes son finalmente las más favorecidas con la construcción y puesta en marcha de estrategias de gran envergadura.

“Debido a su topografía y a las condiciones climáticas que favorecen las fuentes hídricas, Antioquia estructuró hace algunos años una política energética muy agresiva donde la construcción y la administración de megaproyectos como Pescadero-Ituango se convirtieron en la punta de lanza para generar y vender energía, situación que a la postre favoreció la creación de muchas empresas dedicadas a generar y distribuir energía, y a frentes como el cluster Energía eléctrica que hoy apadrina la Cámara de Comercio”.

Los avances que se logren desde este cluster permitirán establecer las rutas a seguir en materia de investigación, innovación, generación y distribución de energía. De igual forma, se han fijado ya las maneras de cumplir con objetivos concretos.

Por ejemplo, para el 2032 la demanda del país se espera que crezca 3.7 veces, lo que implica un rediseño total de los esquemas de generación, transporte y distribución del servicio. Y es precisamente allí donde el trabajo de estrategias como la del cluster, juegan un papel fundamental para impulsar el desarrollo social y económico de la región y el país.

La presentación de esta información se realizó durante el evento ‘Cluster energía: tendencias y brechas en la cadena productiva’, que fue realizado por el Parque del Emprendimiento, en convenio con el programa Medellín, ciudad Cluster.



 
barra portales
Nuestra red de portales
Medellín Digital, programa de la Alcaldía de Medellín y UNE EPM Telecomunicaciones, tiene una Red de Portales que apuesta a la construcción de la ciudad digital a partir del desarrollo de contenidos y servicios para los ciudadanos, y la participación activa a través del uso de las TIC.